La lengua toba en el centro de un estudio lingüístico internacional

El doctor Sergio Gentile, de Ciipme-Conicet obtuvo una beca para articular estudios del idioma Toba con investigaciones psicolingüísticas en la Universidad de Colorado, Estados Unidos.

En la última década se ha incrementado notablemente el interés de antropólogos y lingüistas de centros de excelencia académica internacional por el estudio y documentación de lenguas nativas vivientes, minorizadas y/o en proceso de extinción. A tal fin se envían investigadores a remotos lugares del planeta para registrar el acervo lingüístico de comunidades cuyos últimos hablantes están desapareciendo, en algunos casos se busca documentar hasta el léxico de un solo anciano hablante. Esto da origen a los llamados repositorios de lenguas nativas, especie de archivo mundial y sistematizado de los léxicos nativos.

El Conicet por su parte ha estado desarrollando investigaciones sostenidas en el área y, en continuidad con dicha línea, ha otorgado una beca al doctor Sergio Gentile, miembro de la Carrera del Personal de Apoyo del Conicet en el Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Psicología Matemática y Experimenal –Ciipme-Conicet-, para articular estudios del idioma Toba con investigaciones de psicolingüistas de EEUU.

“Con una beca externa del Conicet, en la Universidad de Colorado, en Boulder, el doctor Gentile realizó una pasantía de investigación sobre las características gramaticales de los verbos y eventos con que se representa el movimiento en lengua Toba. También se incorporaron herramientas de campo existentes para explorar estos idiomas nativos según las normas del Max Planck Institut de la ciudad holandesa de Nimeigen”, comenta el doctor Sergio Gentile.

A su vez, Gentile adquirió conocimientos en técnicas de análisis croslingüistico de datos.

“Durante tres meses me compenetré en dichas temáticas dirigido por la doctora Bhuvana Narasimhan quien proviene del citado centro Max PLanck en el que se ha formado y ha codesarrollado los instrumentos de exploración psicolingüística que estamos validando en este momento en para usar con el idioma Toba”, aclara Sergio Gentile.

El Ciipme ya estaba trabajando estas temáticas desde un punto de vista educacional a través de investigaciones de la doctora Celia Rosemberg, directora del Ciipme y especialista en libros etnocéntricos de distintas etnias argentinas nativas, a lo que se sumaron los aportes de las doctoras Cristina Messineo –lingüista especialista en lengua toba- y María Luisa Silva –psicolingüista especialista en adquisición del lenguaje del Ciipme.

Esto bastó para armar un proyecto con una propuesta que uniera la Facultad de Filosofía y Letras, el Ciipme y la Universidad de Colorado con el laboratorio de la doctora Narasimhan.

“Presencié y participé en experimentos que la doctora Narasimhan realizaba con niños y estudiantes de grado en lo relativo a adquisición de lenguaje y elicitación de preposiciones desde distintos lenguas, es decir cómo los sujetos utilizan preposiciones para describir relaciones topológicas y así comencé a aprender metodología de análisis de datos croslinguisticos”, explica Sergio Gentile.

Además comentó que le llamaba la atención cómo una misma escena gráfica le requería a niños coreanos para su descripción de nueve tipos distintos de recursos gramaticales, mientras que la misma tarea requería de solo dos preposiciones en niños hablantes nativos de inglés.

Este fue uno de los objetivos que fundamenta esta beca: testear el poder discriminativo de esas técnicas con hablantes tobas, a la vez que se validará y adaptará estas metodologías al estudio de nuestras lenguas nativas.

Si bien es un interés propio de lingüistas y psicolingüistas, para Sergio Gentile todo este conocimiento mejorará la enseñanza intercultural, bilingüe.

“A partir de estas investigaciones, pondríamos de manifiesto el marco de referencia que tienen los tobas, para pensar el espacio, el tiempo, las relaciones vinculares, porque al saber todo esto, se puede entender las asimetrías reales de que hay entre la lengua nativa y el español idioma que usan” aclara el técnico.

Como ejemplo, se refirió al caso de los yupno, -Papúa, Nueva Guinea- que representan, espacialmente, el futuro hacia atrás, porque para ellos el futuro es lo que no se ve, o sea, lo que se ve es el pasado. Este marco de representación del tiempo y espacio influye al momento de construir herramientas gramaticales y comunicarse. “Si esto no se incorpora como reflexión, no se puede hacer educación bilingüe”, reflexiona con entusiasmo Gentile.

En toba no se puede decir “madre” en forma aislada, sino acompañada de un posesivo. Mi_madre , tu_ madre, ya que siempre se es madre de alguien. Esto afecta la didáctica de lo bilingüe.

Lo importante es que, a partir de estos estudios que rescatan la idiosincrasia cultural del hablante desde su gramática, se obtiene información de las distintas lenguas y se configuran los nuevos mapas de las identidades que poblaron nuestro suelo.

Mientras tanto, en Colorado sugirieron a Gentile que continúe con el proyecto.

Esta entrada fue publicada en Divulgacion Científica. Guarda el enlace permanente.